Publicidad

Preferentes Banco de Valencia

Aquí el ejemplo más claro de los riesgos de las participaciones preferentes. Vemos como la intervención del Banco de España en Banco de Valencia da lugar a la primera consecuencia inmediata para con los titulares de las participaciones preferentes con fecha de emisión diciembre 2006. Así, en concreto, la entidad informó que no abonará los intereses trimestrales que tenía previsto pagar este jueves.

Asimismo, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) informó a la CNMV que Banco de Valencia no abonará los intereses trimestrales de sus preferentes, a causa de que “la entidad no cumple actualmente con los coeficientes de recursos propios exigidos por la normativa bancaria que le es aplicable“.

Le recordamos que, una participación preferente es un instrumento donde se puede ganar dinero pero también es factible perderlo.

De esta manera, nadie asegura el retorno total de la inversión. Entonces, las participaciones preferentes conceden a su titular “una remuneración predeterminada, no acumulativa, condicionada a la obtención de suficientes beneficios distribuibles”. Su carácter de perpetuas nos da aliento a comprarlas, pero tenemos que saber que el emisor suele acordar su amortización transcurrido un plazo de cinco años desde el desembolso. Este es uno de los peligros, porque estamos pensando en una renta fija que nunca se terminará, pero de un día a otro, adiós al título.

Para valorar la evolución de las participaciones preferentes, algo en lo que muchos inversores tienen problemas, debemos saber que no cotizan en bolsa y su remuneración final depende en último término de que la empresa garante del producto obtenga beneficios distribuibles.

Por su parte, Banco de Valencia vendió 170 millones de estas participaciones en diciembre de 2006 entre inversores cualificados, pero ha recomprado 92,7 millones. Así, a cierre del primer semestre de este ejercicio disponía de 77,3 millones de euros en circulación de este tipo de deuda, según su última presentación a inversores.

En cuanto a la rentabilidad de las preferentes asciende al euríbor a tres meses, ahora en el entorno del 2%, más un diferencial de 135 puntos básicos; es decir, que el rendimiento actual se sitúa en el 3,35%. Así, el impago será igual a un ahorro de unos 650.000 euros.

Según el actual euríbor a tres meses, el importe anual que supondría el pago de las preferentes en circulación se situaría en torno a los 2,6 millones de euros anuales.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), de hecho, advirtió en un comunicado a la CNMV que “el déficit podría ser mayor”.

Publicidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>