Publicidad

Condiciones de FROB

Los problemas con las participaciones preferentes siguen , lo que en este caso sucede es que los particulares que compraron participaciones preferentes y de esa forma, la deuda subordinada a Novagalicia Banco, Bankia, Banco de Valencia y Catalunya Caixa tendrán que aceptar obligatoriamente las nuevas condiciones de esos productos y sólo podrán recurrir a la Audiencia Nacional por las pérdidas.

Esto mismo quiere decir que en el borrador del real decreto el cual es el que se adaptará la legislación a las condiciones del memorando para que España reciba hasta 100.000 millones de euros para sanear la banca.

El texto establece con carácter general que los pequeños ahorradores “no podrán reclamar de la entidad ni del FROB ningún tipo de compensación por los perjuicios que les hubiera podido causar” una actuación sobre participaciones preferentes o deuda subordinada, que además tendrán que aceptar obligatoriamente.

Las decisiones que tome el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) sobre esos productos sólo serán recurribles ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional.

Entre las medidas que podrá adoptar el FROB lo mismo que se destaca es sobre la recompra de los productos al precio que fije el propio organismo, que no podrá superar el “valor de mercado”, lo que les acarrearía fuertes pérdidas.

Otra opción es la modificación de determinadas condiciones, como el pago de intereses, el reembolso del capital, los supuestos de incumplimiento, la fecha de vencimiento, o los derechos individuales o colectivos de los inversores.

El marco de actuación es algo diferente en el caso de entidades que reciban ayudas públicas pero que no estén controladas por el FROB, ya que las opciones que planteen a los afectados serán de acogimiento voluntario.

El Gobierno avisa de que las ayudas públicas que reciban las entidades tendrán un coste para los accionistas, cuotapartícipes o socios, que “serán los primeros en soportar pérdidas”.

Las entidades que cotizan en Bolsa, que son la mayoría del sistema financiero español, podrán seguir vendiendo participaciones preferentes a pequeños ahorradores sin tener que exigir una inversión mínima de 100.000 euros, aunque deberán verificar que el comprador comprende bien el producto y conoce los riesgos.

El texto del borrador señala, además, que la oferta pública de venta de los productos distintos de acciones que emitan las entidades deberá contar con un tramo dirigido exclusivamente a clientes profesionales de al menos el 50 % de la emisión total.

Las entidades tendrán que mantener “en todo momento” un “registro actualizado de clientes y productos no adecuados” en el que se reflejen, para cada cliente, los productos cuya conveniencia no se haya calificado de adecuada

Además tengamos en cuenta las entidades que han recibido ayudas públicas, como Bankia, Novagalicia o CatalunyaCaixa, que fueron muy activas en la venta de estos productos, no pueden hacerlo porque la Comisión Europea exige que el coste de su reestructuración sea pagado también por sus acreedores, incluidos los que compraron preferentes.

Sobre todo, el ministro ha explicado que en la actualidad el Banco de España está negociando con Bruselas unas condiciones de canje que permitan que el daño que sufran los inversores en preferentes sea el menor posible.

No obstante, algunos medios financieros han recogido la posibilidad de que se ofrezca a estos inversores canjear sus títulos con un bono que puedan negociar en el mercado secundario, e incluso obtener una rentabilidad al vencimiento.

Publicidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>